Fogatas de San Juan

En el evangelio de Lucas, figura que Zacarías, no podía hablar porque había dudado de que su mujer, Isabel, estuviera embarazada, cuando de ella nace Juan; que sería llamado el Bautista, después de que Jesús, instituyera esta ceremonia en el río Jordán; su padre empieza a hablar y por este acontecimiento, esa noche en honor a Diós, enciende fogatas para anunciar la noticia.

Desde la antigüedad se viene conmemorando ese momento todos los años y  todas las noches del 23 al 24 de junio, la que se convirtió en noche sagrada.

Extracto de una nota del “Tribuno de Salta”: En cuanto a las fogatas de San Pedro y San Pablo se preparan para la noche del 28 de junio, en conmemoración “del martirio del primer papa, San Pedro, y del Apóstol de los Gentiles, San Pablo. Al amanecer del 29 de junio del año 67, ambos fueron sacados de la prisión para ser ejecutados por orden de Nerón. Pedro fue llevado a la Colina Vaticana y crucificado cabeza abajo según su deseo, por considerar demasiado digno morir como su maestro. Pablo fue conducido a Ostia, lugar próximo al río Tiber, y allí fue decapitado”.

Estas fotografías del corredor “Vía Verde”, (antigua traza ferroviaria que conectaba la estación “La Tablada con el mercado de hacienda de Liniers, para transporte de ganado en pié, en Mataderos), obtenidas de la cámara y el ojo avizor de Martín Alejandro Biaggini, vecino de la localidad de Villa Madero, historiador, cineasta, y profesor universitario, dan muestra de esta tradición entre los habitantes de La Matanza en 2014 y 2015 respectivamente. Todo material combustible: Ramas, papel, cartón, trapos, pirotecnia, etc.,  inflamaran  la parva que será coronada por el infaltable “Judas,” fabricado en este caso en papel mache, mientras abajo se carbonizan kilos de batatas para delicia de los concurrentes.

Recopilación de Juan José Cambareri Fotografías de Martín Alejandro Biaggini Diario El Tribuno de Salta Caras y caretas 24/06/1933